Loader

vivir sin sueños, no es vivir. Y yo… ¡YO QUIERO VIVIR!

Desde Líbano para México con todo el amor.

Mi historia tiene muchos altos y ciertamente muchos bajos, sin embargo, la historia que quiero contarles el día de hoy empezó hace poco más de año y medio cuando habiendo terminado la universidad, decidí emprender un viaje, un viaje que implicaba aventarme del paracaídas al vacío, aventarme sin miedo y con los ojos cerrados a dejar mi hogar en México y subirme a un avión con destino al amor de mi vida, aterrizando en Beirut, Líbano.

 

Este era un viaje que había planeado durante más de un año, planeando tantas cosas, desde la partida de mi querido país, sin dejar ningún compromiso pendiente, dejando a mi familia, dejando a mis amigos y todo lo que conocía, dejándolo todo atrás, hasta planear qué haría con el resto de mi vida una vez que pisara suelo libanés.

Mi gran motivación fue el amor y la razón por la que dejaba mi tan amado México.

¿Qué no todos hacemos locuras por amor? Pues esta era mi locura más grande.

A los dos meses de haber llegado a Líbano, mis planes ya se empezaban a materializar, estaba emprendiendo mi agencia creativa y mi familia de @imajin8tors que a lo largo de los meses iba creciendo, y yo estaba que no podía creerlo. Todo parecía ir bien, mi madre estaba orgullosa de mí y mi abuela… ufff mi abuelita, aún más.

¿Qué más podía pedir yo?

Ese niño de zapatos rotos y pies acelerados tenía las alas listas para tomar vuelo, ese niño lleno de esperanzas e ilusiones en esos ojos expectantes, lo había logrado y lo había logrado en un país con una cultura totalmente distinta a la suya, en un país que parecía ajeno, un país donde la crisis económica pesaba mucho más que en México, un país en el que el idioma no parecía querer encajar con él por más que intentaba aprenderlo.

Lo había logrado, a los 26 años, yo lo había logrado. Por supuesto, de la mano del amor de mi vida. Pero lo que para muchos podría parecer que esas alas ya estaban volando, para mí seguían ansiosas por emprender el vuelo y volar por los altos.

Sentía una necesidad en el fondo de mi estómago y de mi garganta, como una cosquillita, pero en realidad era más fuerte que eso, tenía sueños reprimidos que vivían dentro de mí y cada día sonaban más y más fuerte, el ruido retumbaba hasta en mis oídos y cada vez era más ensordecedor, quería hacerse presente, no podía dejar de pensar en ello. El sueño de mi vida.

Pero, ¿quién vive de sus sueños? Sólo aquellos suertudos… “Concéntrate y trabaja, estos son tus planes, olvídalo.” Y así, trataba de eliminarlo nuevamente, cada día… cada día hasta que el coronavirus llegó y me dio una cachetada en la cara. Nos dio una cachetada en la cara.

COVID llegó y no tuvimos opción, tiempo de distanciamiento, puertas cerradas, calles vacías y el confinamiento no hizo nada más que obligarme a escuchar más a mi consciencia y a ese sueño reprimido que vivía tan latente dentro de mí. Sin ocupaciones ni preocupaciones.

Tiempo de sobra. Yo solo en otro país. Y ese sueño presente de cada noche.

Pero ahora, al despertar a la mañana siguiente, ese sueño no se había desvanecido, ese anhelo seguía ahí y no se había esfumado por las preocupaciones, tareas y responsabilidades del día a día. Seguía ahí.

Y ahora ese ruido ensordecedor era más claro que nunca y ya no era ruido, era un claro despertar, era música.

Cantar, bailar, entretener, siempre había sido mi sueño, desde que tengo memoria, pero por una u otra razón siempre lo había dejado en el olvido. Mil excusas, siempre. Mantener una vida ocupada siempre me ayudo a no darle más importancia de la que creía que merecía.

La universidad.

Trabajos para seguir estudiando.

Amigos.

Fiesta.

Muchos años buenos pasaron volando y así, también muchos años en los que decidí enfocarme en cumplir objetivos más reales, fui muy feliz todos esos años, no voy a mentir, me han dado todo.

Pero estos meses de aislamiento, poniendo todo en perspectiva, lo cambio todo para mí y me ha dejado como lección que si bien la felicidad es opcional y puedes alcanzarla haciendo muchas cosas, en tu vida diaria, al final, vida solo hay una y puede cambiar en cuestión de minutos y arrastrarte por completo.

Por eso he decidido no vivir un día más conteniendo mis deseos, no puedo seguir viviendo una vida con miedo.No más miedo, eso me prometí al lanzarme al vacío al hacer mis maletas con destino a Beirut.

Y me vuelvo a lanzar.

¡Aquí voy de nuevo!

FUCK IT!!!

VIDA HAY UNA Y ES PARA VIVIRLA.

No más quedarme sentado viendo a mis grandes ídolos.

No más quedarme viendo boquiabierto los espectaculares deseando estar en uno de ellos, ahora tendré uno propio.

No más ir a conciertos o verlos a través de una pantalla deseando estar en un escenario sin intentarlo.

Hoy decido yo.

Hoy mi vida está en mis manos.

Hoy comparto mi primera canción con todos ustedes.

Hoy decido no morir en corona, vivir mi vida con los ojos completamente abiertos, con el corazón abierto y con toda la satisfacción que cumplir mi más grande sueño me puede dar.

Hoy vivo mi vida como quiero.

Hoy me corono.

Me corono como la persona que seguirá sus sueños sin importar lo absurdo que parezcan.

Me corono como la persona sin miedo al que dirán .

Me corono como el dueño de mi vida.

Sin miedo.

Hoy espero que esta canción les invite a vencer sus miedos y a hacerles frente.

Mucho amor y espero que disfruten esta canción. Bailen, perreen y canten conmigo en el baño.

Spotify:https://spoti.fi/2ZONg62 

Anghami: https://bit.ly/3gICd4m

iTunes: https://apple.co/2XJEHa1

Mucho amor.

View this post on Instagram

Camina, cae, sonríe, sigue, llora, no pares. Cómete al mundo, total es muy grande, y el tiempo no vuelve, si la riegas, dale, es una experiencia más y una anécdota para compartir. Avanza, persiste, con los pies cansados, con los sueños rotos, con el corazón latiendo, no te rindas, que la esperanza no se vaya. Verás que tu esfuerzo, tus lágrimas, los golpes y decepciones siempre valen la pena, no te quedes mirando la escalera, que las cosas nunca son tan sencillas, está vida es para quienes se atreven a subir los escalones, a brincarlos con los ojos abiertos e incluso cerrados. El hubiera no existe y el tiempo no vuelve, el tiempo es ahora, el tiempo es hoy! Que el 2017 sea mejor que este año que concluye, pero no te engañes, los problemas no desaparecen por ser un Año Nuevo, el drama sigue ahí, tus sueños te esperan, así que haz algo, muévete, gestiona, ama, ríe, cáete y siempre siempre siempre vuélvete a levantar! Feliz Año Nuevo a todos 🎉🎉🎉

A post shared by Ruen Roguez (@ruensito) on

No Comments

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: